Consejos, Hogar

Consejos para cocinar de forma ecológica



junio 22, 2021

Ser ecológico se está convirtiendo rápidamente en la norma, y la cocina es un gran lugar para empezar a hacer cambios ecológicos en tu estilo de vida. Desde los alimentos que compras hasta la forma de cocinarlos y almacenarlos, puedes ahorrar energía, reducir tu huella de carbono y controlar tu presupuesto de muchas maneras diferentes.

La cocina ecológica no sólo beneficia al medio ambiente, sino que también es más saludable para usted y su familia. Elegir por ejemplo vasos de plástico y verduras ecológicas evita que los productos químicos entren en tu cuerpo, así como en el aire, el suelo y los ríos.

Muchos de los hábitos ecológicos son también respetuosos con el presupuesto. Y hoy en día, ¿quién no vigila cada céntimo? Encontrar formas de cocinar de forma más eficiente -como utilizar el electrodoméstico adecuado para el trabajo- puede ayudarte a reducir los costes mensuales de energía. Y puedes reducir la factura total del supermercado reutilizando productos como el papel de aluminio y los envases de vidrio, comprando y cocinando alimentos en mayores cantidades y aprovechando las sobras.

Compra a los agricultores locales

Los amantes de los tomates saben que no hay nada más sabroso que un tomate fresco cultivado localmente en verano, pero tiene sentido comprar alimentos a los agricultores locales todo el año.

«Una de las cosas más ecológicas que se pueden hacer en materia de alimentación es comer en la zona», dice Ann Wilkinson, presidenta de Origin Farms Consulting de Kansas City, Mo. «No sólo se apoya a los agricultores locales, sino que se obtienen los alimentos más frescos y, en muchos casos, los mejores alimentos orgánicos y naturales disponibles. Además, se ahorra al medio ambiente el coste del transporte de los alimentos a través del país o del mundo hasta el supermercado, que tanto consume.

Anima a los compradores a buscar frutas y verduras cultivadas localmente en mercados de agricultores, puestos de comida y cooperativas de alimentos. Disfrutarás de alimentos más frescos, a la vez que apoyas a las pequeñas empresas de tu comunidad y ayudas al medio ambiente.

Localizar fuentes de alimentos cultivados de forma sostenible en su zona es tan fácil como visitar www.LocalHarvest.org. Basta con que introduzcas tu código postal para encontrar fuentes convenientes de productos agrícolas, carnes alimentadas con pasto y otras delicias.

Comprar alimentos a los agricultores locales puede ser una aventura para toda la familia. Haz una excursión a una granja local de bayas y recoge tu propia fruta, empaca un picnic y visita un huerto local o visita un fabricante de queso artesanal y ve de primera mano cómo se hace el Gouda.

Compre productos ecológicos

¿Sabe lo que contiene su comida? Si muerde una pera de un supermercado estándar, podría estar consumiendo más de 20 sustancias químicas potencialmente peligrosas.

La agricultura moderna ha avanzado mucho en la producción de cultivos suficientes para satisfacer la demanda, pero las empresas alimentarias suelen utilizar pesticidas y productos químicos que pueden perjudicarle a usted y al medio ambiente. No es de extrañar que los consumidores busquen opciones más saludables.

La agricultura ecológica produce cultivos y cría ganado y aves de corral sin recurrir a productos químicos. La agricultura natural también contribuye a la conservación del suelo y el agua.

Los alimentos ecológicos aportan más nutrientes, minerales y vitaminas que los cultivados en grandes explotaciones comerciales. También tienen mejor sabor. Busca frutas y verduras, carnes, aves y productos lácteos ecológicos en granjas, mercados y cooperativas locales.

Encuentra usos creativos para las sobras

Todo el mundo sabe que las sobras de pavo de Acción de Gracias son estupendas para la sopa, los sándwiches y el turketti, pero los cocineros inteligentes aprovechan las carnes sobrantes durante todo el año. ¿Has asado un pollo para la cena del domingo? Guarda lo que queda para hacer un plato de pasta el lunes o mételo en una ensalada para la comida del martes. Asa un bistec de falda esta noche y disfruta de lo que queda para hacer fajitas el fin de semana.

Planificar con antelación puede simplificar la preparación de las comidas en las noches más ocupadas, a la vez que ayuda a ahorrar los costes de salir a cenar o pedir comida para llevar. Guarda los restos de zanahorias, apio, cebollas y patatas para hacer un sabroso caldo de sopa: sólo tienes que añadir carne o fideos. Los platos de pasta, como la lasaña y los guisos de pollo, son fáciles de preparar en grandes cantidades y de congelar en porciones más pequeñas para disfrutarlas más tarde.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply